Crónica Torneo del Mar Menor 2017 ‘“Los Atlantes del fin del mundo” (Sub-16)

Sin titulo 1

(O de cómo nuestros sub-16 vencieron al calor y sus golpes en las asfixiantes playas del Mar Menor).

Se avecinaba un fin de semana intenso.
Y lo fue.
9 jóvenes titanes se cobijaban bajo las chapas de la parada de taxis frente a la estación de
autobuses de Úbeda a las calurosas cuatro de la tarde de un 4 de agosto esperando el autocar
que los llevaría después de atravesar más de 300 kilómetros a su destino: las playas del Mar
Menor.
No serían las playas de la Normandía de 1944, aunque por momentos lo parecieran al día
siguiente, pero todos y cada uno de ellos iba armado hasta los dientes como aquellos hombres
dirigidos por Eisenhower. Y es que, junto a su uniforme oficial de “cazador de gamusinos”,
nuestros colosos iban provistos de tanta fuerza, ganas y orgullo por sus colores que todo hacía
presagiar que nada los detendría… (Juraría que escuché algún “¡Berlín por Navidad!”).


Después de cinco horas de viaje, el bofetón al abrir la puerta del autocar fue mayúsculo. Sí,
habíamos llegado a la sauna del Mar Menor. Pero ese calor sofocante que nos acogió en San
Javier no hizo mella en las ganas de nuestros sub-16. Habían salido de casa para disfrutar y lo
harían.
Y claro que lo hicieron.


Una completa noche de viernes llena de diversión compartida por todas las categorías del club
juntas dio paso al “Día D”, el día de la verdad.
Madrugón, desayuno y caminata hacia las playas. Todo listo. TODOS listos.
Les esperaban dos partidos duros, contra rivales fuertes y capaces que pondrían a prueba la
resolución de los jóvenes Atlantes. Ese era el premio a todo un año de entrenamientos, y no lo
dejarían escapar. Demostrarían el Rugby que se practica en La Loma.
Y lo demostraron.


Primer partido contra XV Rugby Murcia. Tocaba empezar fuerte. El “Tourmalet” a primera
hora.
Un equipo con bastante experiencia y homogéneo, con chavales físicamente poderosos (esos
chicos eran duros como piedras) que plantearon un partido de gran exigencia basando su
juego en el contacto para hacer valer su superioridad física.
Pero la fuerza de los murcianos no hizo desvanecer el espirito combativo de los nuestros, que
uno tras otro se lanzaron al combate sabedores de que no podían fallar al escudo que tenían
delante.
Y no lo hicieron.

A cada carga poderosa de los gigantes murcianos respondían los nuestros con el hombro, sin
importar lo grandes que fueran. Niñas de escasos 40 kilos llevando al suelo a esos “bigardos”
que las doblaban en tamaño… precioso.
Y no solo eso, pues cuando los nuestros tuvieron la ovalada demostraron como se juega al
Rugby de verdad. Crearon juego y disfrutaron.
Ese partido se perdió sí, pero nuestros Atlantes demostraron que nada achanta su espíritu
combativo cuando llevan la roja y blanca y que la rudeza hay que combatirla con elegancia y
belleza. Mover la ovalada contra el “pase y corná”…
Termina el partido. Buenas sensaciones. Risas y abrazos pese a la derrota… sabían que habían
demostrado quienes eran.
Pero nuestros jóvenes leones habían viajado al fin del mundo… Esta euforia pronto fue
golpeada por Helios y su asfixiante ataque. Y es que en uno de los días más calurosos del
verano, hasta los lugareños sufrían con tal bochorno. Murcianos acostumbrados a vivir en esa
sauna que las pasaron canutas… Y claro, algunos de nuestros titanes, después del extenuante
esfuerzo que habían realizado, sufrieron la visita del “tío del mazo” y tuvieron que hacer frente
a golpes de calor que no pasaron a mayores.
Pero esto no hizo más que animar el espíritu combativo del equipo, que se decidió a afrontar
las dificultades con gallardía (y mucha agua), listos para demostrar en el siguiente partido que
los Atlantes no se achantan.
Y lo demostraron.


Segundo partido contra Squalos. Viejos conocidos del año pasado que ya demostraron
practicar un Rugby de calidad. Y los ingleses en el otro campo contra el equipo Senior
masculino, miradas divididas...
Y nuestros Atlantes jugaron un PARTIDAZO con mayúsculas. Un encuentro vistoso en el que
ambos equipos propusieron algo más que chocar y chocar sin sentido. Una victoria contra los
locales que supo a gloria, pues demostró que nuestros jóvenes Atlantes son capaces de
enfrentarse a las adversidades y superarlas con garantías.
Y luego… pues una tarde disfrutando junto al resto de categorías de la playa y del Rugby,
gozando con el juego del equipo femenino, que dejó el honor del Úbeda Atlantes bien alto al
llegar a la final.
Risas y diversión en el tercer tiempo y un merecido domingo de descanso en la piscina
completarían este intenso fin de semana de Rugby en el que nuestros jóvenes Atlantes
demostraron como el futuro más próximo de nuestro club se avecina próspero.
Y es que… “De pequeño me decían que no hubo ni habría nada más grande y poderoso que los
Titanes, aquella raza legendaria de la edad de oro… pero era mentira. No hay nada más grande
que estos niños y niñas”.

#GoAtlantes

1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario