Crónica Torneo del Mar Menor 2017 "Conquistando la arena" (FEM)

Whatsapp image 2017 09 02 at 12 01 35Femenino murcia

Marchaban camino al lugar donde tendría lugar la batalla con paso firme, convencidas. Por
delante un día entero de guerra en el que, para obtener la victoria final, habría que ganar las
distintas batallas que formaban la contienda. Seis equipos y luchando por conquistar la arena y
la sal que inundaban el ambiente. Un escudo en el pecho, un león, y las mejores leonas para
representar a una ciudad y a un deporte, dispuestas a morir antes que rendirse.


En la primera batalla, aquellas leonas salieron con las garras listas mientras que la retaguardia
esperaba alerta en la banda, dando su apoyo y esperando pacientes su turno para luchar. En
frente estaba el rival, Féminas Cruc, que a pesar de su empeño y esfuerzo no pudieron ni
supieron frenar el huracán que soplaba fuerte hondeando la bandera de Úbeda. Esa batalla se
saldó con una victoria fácil por ocho ensayos a cero haciendo gala de un buen juego de manos
y unos mejores apoyos en el ataque. Pero a pesar de ello, todas sabían que aún faltaba mucho
y que no todo sería coser y cantar…y así se demostró en la siguiente batalla.

CUDER esperaba en la otra mitad del campo, con más experiencia y expertas en el cuerpo a
cuerpo pues su punto fuerte era su defensa y sus placajes. Pero no contaban con que la
determinación es el punto de unión perfecto entre la voluntad y la capacidad, y de eso las
leonas de Úbeda iban sobradas. Aquella fue una dura e intensa batalla, en la que nuestras
chicas tuvieron que remar en contra de la corriente hasta conseguir empatar para recibir el
golpe que daba la victoria al rival en el último segundo. Y entonces apareció un nuevo
contratiempo con el que no contaban las nuestras…el moderador de la batalla, el árbitro que
reflejó un resultado que no correspondía a la realidad cambiando un 3-4 por un 2-5. Parecía
que quisieran quitar mérito al orgullo y sacrificio mostrado en el campo a pesar de la derrota y
al final, aquel inesperado contratiempo se cambió para reflejar la realidad.

Se complicaba el camino a la victoria final ya que se clasificaron para semifinales pero como
segundas, y tocaba una de las batallas más importantes para nuestra manada de leonas ya que
desde que formaron la familia que son, nunca habían estado tan cerca de la gloria. Y esa gloria
pasaba por vencer a las primeras del otro grupo: OHANA. Las nuestras, tras un dia de calor y arena se encontraban sin fuerzas, sin ganas y sin animos, pero eso cambió cuando vieron que otros tantos leones, sus compañeros de las difernetes categorias, las esperaban en la banda para rugir todos juntos y demostrar lo que vale ese escudo.
Esa batalla se presentaba igualada. Las rivales eran también rápidas, ágiles y con buena
movilidad de balón. Y se vio reflejado en el campo. Nuestras chicas tuvieron que emplearse a
fondo sacando una vez más la fuerza de donde no les quedaba para placar a pesar del sol y las
horas y el cansancio de todo el día. Y cuando llegó el final y las nuestras celebraban su justa
victoria por 3-4 mientras las rivales solo podían agachar la cabeza, de nuevo el árbitro fue
contra Úbeda reflejando un resultado de 4-4 y mandando el partido a resolverse en ensayo de
oro. Pero cuando tocan el orgullo de aquellos que visten la camiseta y el escudo de este
equipo despiertan una furia como no suele verse ya que no se trata de ira ni nada parecido.

Esa furia es rugby en su máximo esplendor. Y así fue esa lucha por un único ensayo, con un
único arreón de Ohana al empezar que casi cuesta la victoria, pero en seguida las nuestras se
hicieron con el balón y fueron al ataque, muriendo por coger cada balón del suelo, sin regalar
un pase y sin fallar el placaje. Con cabeza y con corazón, de una gran jugada de banda a banda
el ensayo llegó de las manos de la capitana (algunos lo llamarían justicia poética) y las leonas se
plantaban en la final, rozando la gloria con los dedos.

Y así fue que toda una playa contemplaba el terreno de juego, todos los guerreros y guerreras
del resto de equipos mirando de los laterales. Todos esperando ver quién se coronaba reinas
de la arena. De nuevo CUDER contra Úbeda. La tensión se notaba y solo se rompió antes de
empezar cuando todos los allí presentes se estremecieron al grito de ¡1, 2, 3…ÚBEDA! que
representa a nuestro equipo. Y se desató el rugby. Una gran batalla final en la que, durante la
primera parte, la cautela por ambos bandos predominó, pero en la segunda parte los ensayos
se sucedían uno tras otro por parte de ambos equipos. Si uno se adelantaba el otro empataba
en la siguiente jugada. Y todas y cada una de nuestras leonas se dejaron el alma en aquella arena.

La gente vitoreaba cada ensayo nuestro, y silenciaba con los ensayos del rival. Pero
lamentablemente esa batalla no se pudo ganar, perdiendo 4-5, pero con la cabeza alta y el
pecho lleno de orgullo de cada una de la chicas al mirar a ambos lados y ver que incluso en la
derrota, sus compañeras son las campeonas por lo sudado, por lo corrido y por todo lo
acontecido en aquel día glorioso.

Pero todo ello no podría haberse logrado sin la presencia de un león como entrenador, que con 4 palabras y una mirada de aprobación, guiaba y animaba a la manada.

Porque CUDER ganó el torneo y Úbeda se quedó el segundo puesto, pero todo el público que
contempló aquella final y que coreaba el nombre de Úbeda con cada placaje y ensayo hicieron
que una bandera a rayas rojas y blancas hondeara simbólicamente en la arena de aquella playa
cuando el terreno de juego quedó en calma, como testigo de que aquel día, el rugby ganó.

#GoAtlantes

2 votos. Media 5.00 de 5.

Comentarios (2)

Nuria
  • 1. Nuria | 02/09/2017
Hola, soy jugadora tambien de barcelona, me han mandado el enlace, me habian dicho que la pagina era buena pero no imaginaba que lo era tanto. Enorabuena por esa victoria, y la narracion es una pasada!! seguid asi chicas!!

saludos desde barcelona!
isabelyganar
Hola! Muchísimas gracias por el comentario. Trabajamos para que la gente se divierta entrando en nuestra web y aprendan y conozcan el rugby desde otro punto de vista. Un saludo desde Úbeda!

Añadir un comentario