Crónicas de partidos

Crónica Torneo del Mar Menor 2017 "Conquistando la arena" (FEM)

Whatsapp image 2017 09 02 at 12 01 35Femenino murcia

Marchaban camino al lugar donde tendría lugar la batalla con paso firme, convencidas. Por
delante un día entero de guerra en el que, para obtener la victoria final, habría que ganar las
distintas batallas que formaban la contienda. Seis equipos y luchando por conquistar la arena y
la sal que inundaban el ambiente. Un escudo en el pecho, un león, y las mejores leonas para
representar a una ciudad y a un deporte, dispuestas a morir antes que rendirse.


En la primera batalla, aquellas leonas salieron con las garras listas mientras que la retaguardia
esperaba alerta en la banda, dando su apoyo y esperando pacientes su turno para luchar. En
frente estaba el rival, Féminas Cruc, que a pesar de su empeño y esfuerzo no pudieron ni
supieron frenar el huracán que soplaba fuerte hondeando la bandera de Úbeda. Esa batalla se
saldó con una victoria fácil por ocho ensayos a cero haciendo gala de un buen juego de manos
y unos mejores apoyos en el ataque. Pero a pesar de ello, todas sabían que aún faltaba mucho
y que no todo sería coser y cantar…y así se demostró en la siguiente batalla.

CUDER esperaba en la otra mitad del campo, con más experiencia y expertas en el cuerpo a
cuerpo pues su punto fuerte era su defensa y sus placajes. Pero no contaban con que la
determinación es el punto de unión perfecto entre la voluntad y la capacidad, y de eso las
leonas de Úbeda iban sobradas. Aquella fue una dura e intensa batalla, en la que nuestras
chicas tuvieron que remar en contra de la corriente hasta conseguir empatar para recibir el
golpe que daba la victoria al rival en el último segundo. Y entonces apareció un nuevo
contratiempo con el que no contaban las nuestras…el moderador de la batalla, el árbitro que
reflejó un resultado que no correspondía a la realidad cambiando un 3-4 por un 2-5. Parecía
que quisieran quitar mérito al orgullo y sacrificio mostrado en el campo a pesar de la derrota y
al final, aquel inesperado contratiempo se cambió para reflejar la realidad.

Se complicaba el camino a la victoria final ya que se clasificaron para semifinales pero como
segundas, y tocaba una de las batallas más importantes para nuestra manada de leonas ya que
desde que formaron la familia que son, nunca habían estado tan cerca de la gloria. Y esa gloria
pasaba por vencer a las primeras del otro grupo: OHANA. Las nuestras, tras un dia de calor y arena se encontraban sin fuerzas, sin ganas y sin animos, pero eso cambió cuando vieron que otros tantos leones, sus compañeros de las difernetes categorias, las esperaban en la banda para rugir todos juntos y demostrar lo que vale ese escudo.
Esa batalla se presentaba igualada. Las rivales eran también rápidas, ágiles y con buena
movilidad de balón. Y se vio reflejado en el campo. Nuestras chicas tuvieron que emplearse a
fondo sacando una vez más la fuerza de donde no les quedaba para placar a pesar del sol y las
horas y el cansancio de todo el día. Y cuando llegó el final y las nuestras celebraban su justa
victoria por 3-4 mientras las rivales solo podían agachar la cabeza, de nuevo el árbitro fue
contra Úbeda reflejando un resultado de 4-4 y mandando el partido a resolverse en ensayo de
oro. Pero cuando tocan el orgullo de aquellos que visten la camiseta y el escudo de este
equipo despiertan una furia como no suele verse ya que no se trata de ira ni nada parecido.

Esa furia es rugby en su máximo esplendor. Y así fue esa lucha por un único ensayo, con un
único arreón de Ohana al empezar que casi cuesta la victoria, pero en seguida las nuestras se
hicieron con el balón y fueron al ataque, muriendo por coger cada balón del suelo, sin regalar
un pase y sin fallar el placaje. Con cabeza y con corazón, de una gran jugada de banda a banda
el ensayo llegó de las manos de la capitana (algunos lo llamarían justicia poética) y las leonas se
plantaban en la final, rozando la gloria con los dedos.

Y así fue que toda una playa contemplaba el terreno de juego, todos los guerreros y guerreras
del resto de equipos mirando de los laterales. Todos esperando ver quién se coronaba reinas
de la arena. De nuevo CUDER contra Úbeda. La tensión se notaba y solo se rompió antes de
empezar cuando todos los allí presentes se estremecieron al grito de ¡1, 2, 3…ÚBEDA! que
representa a nuestro equipo. Y se desató el rugby. Una gran batalla final en la que, durante la
primera parte, la cautela por ambos bandos predominó, pero en la segunda parte los ensayos
se sucedían uno tras otro por parte de ambos equipos. Si uno se adelantaba el otro empataba
en la siguiente jugada. Y todas y cada una de nuestras leonas se dejaron el alma en aquella arena.

La gente vitoreaba cada ensayo nuestro, y silenciaba con los ensayos del rival. Pero
lamentablemente esa batalla no se pudo ganar, perdiendo 4-5, pero con la cabeza alta y el
pecho lleno de orgullo de cada una de la chicas al mirar a ambos lados y ver que incluso en la
derrota, sus compañeras son las campeonas por lo sudado, por lo corrido y por todo lo
acontecido en aquel día glorioso.

Pero todo ello no podría haberse logrado sin la presencia de un león como entrenador, que con 4 palabras y una mirada de aprobación, guiaba y animaba a la manada.

Porque CUDER ganó el torneo y Úbeda se quedó el segundo puesto, pero todo el público que
contempló aquella final y que coreaba el nombre de Úbeda con cada placaje y ensayo hicieron
que una bandera a rayas rojas y blancas hondeara simbólicamente en la arena de aquella playa
cuando el terreno de juego quedó en calma, como testigo de que aquel día, el rugby ganó.

Crónica Torneo del Mar Menor 2017 "Los peques en Murcia" (Sub-14)

Whatsapp image 2017 09 01 at 17 02 14

"Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica:

LA VOLUNTAD"
(Albert Einstein)

La fuerza motriz de la que habla el gran maestro la tienen nuestros peques, a voluntad no le
gana nadie. Nuestros peques son eso, pequeños sólo de estatura. En Úbeda ya nos dimos
cuenta de que no son tan “pequeños” y en el torneo de Murcia demostraron que son nuestros
campeones.


Antes de cada partido, nos reuníamos y hacíamos un grito, un grito que se haría durante todo
el torneo: “Hemos venido a… DISFRUTAR con una… SONRISA, 1, 2, 3… ÚBEDA, 1, 2, 3 ÚBEDA
1, 2,3 ATLANTES”


En la ciudad de Los Cerros no tenemos a Bismarck du Plessis, tenemos a DANI con 12 años.
Nuestro campeón es una máquina escondiendo el balón y sacando la mano, y más fuerte en el
contacto que Bismarck. Esperemos tener el próximo año a los dos hermanos Du Plessis (Dani y
MARTA).


En la capital de la Loma y Las Villas no tenemos a Tendai Mtawarira, tenemos a ADRI con 13
años. A La bestia le gritan “Beast Beast” cuando coge el balón, con nuestro campeón suena un
“ohh”. Adri te hace un cambio de pie o un giro a cámara lenta y no sabes por dónde se va a
marchar. Y además, te percute si te pones por delante.


En la ciudad de Andrés de Vandelvira no tenemos a Jaco Kriel, tenemos a MANOLO con 13
años. Nuestro campeón rubio, es rápido con y sin oval, tiene un pase fabuloso y es muy duro
en el contacto. Manolo estaba en todo el campo, lo veías placar y acto seguido estaba
recolocado para seguir con otra fase.


En Úbeda, la Salamanca de Sur, no tenemos Uzair Cassiem, tenemos a JUANFRA con 12 años.
Nuestro alto campeón, alegre sin balón y serio con él. Cuando Juanfra tiene el oval no sabes si
te hace un pase o te percute, el rival reza por la primera opción para no ver el cuerpo de
Juanfra a 5 centímetros del suyo.


En la ciudad de los andrajos y los ochios no tenemos a Ross Cronje, tenemos a JULIA con 10
años. Revelaciones ambas en Sudáfrica y en Úbeda, respectivamente. Nuestra campeona
tiene una proyección incalculable, ejecuta la acción súper rápida y como te descuides te hace
un ensayo por un hueco que sólo es capaz de ver ella.

En la ciudad de Joaquín Sabina no tenemos a Courtnall Skosan, tenemos a DANI con 8 años.
Nuestro campeón “Kamicace”, es tan rápido como Skosan. Si, si… tan rápido como Skosan. En
Úbeda ya estamos acostumbrados a sus carreras y a cocharse contra los compañeros (de ahí
Kamicace) y en Murcia hizo lo mismo sobre arena. Por sus jugadas en el torneo, los
entrenadores rivales no se creían que llevara un año jugando a este maravilloso deporte. Isa,
gran trabajo el que has hecho con Dani, en el torneo no saltó ninguna vez antes de percutir.


En la ciudad de los poemas de Antonio Muñoz Molina no tenemos a Bryan Gary Habana,
tenemos a ADRI con 11 años, un campeón y un rayo “Mcqueen”. El joven ubetense es un
jugador que ve las jugadas sin inmutarse, parece que está tranquilo pero en verdad ya ha visto
la autopista por donde va a poner su cuerpo a 100 km/h. Cuando le llega el balón a las manos,
los rivales solo pueden ver la marca en el asfalto de la goma quemada de sus zapatillas. En
Murcia hizo las mismas carreras sobre arena. Observaba la jugada y a la vez tomaba el sol, y
cuando sacaba las manos para pedir el balón se transformaba en Rayo Mcqueen.


He nombrado a siete jugadores de los famosos springboks y también he nombrado a nuestros
7 campeones que defendieron el escudo del Úbeda Atlantes Rugby Club en Murcia. Nuestros
chicos jugaron todos juntos en la categoría de sub 14 contra Murcia XV y Squalos de San Javier.

Dos partidos muy disputados, donde los nuestros demostraron que llevan un año trabajando
muy duro con Cristina y los resultados fueron visibles en la arena de San Javier. En los dos
partidos que jugaron nuestros campeones, en tierras murcianas, se pudo ver las carreras de
Mcqueen y Kamicace, los saques rápidos y cambio de dirección de Julia y Manolo, las
percusiones de Juanfra y Adri, los hand off de Dani… En definitiva, se pudo ver a un gran
equipo que dominaba el pase corto y el offload como el mismísimo Sony Bill Williams.


Después se hizo una exhibición de escuelas y Úbeda presentó un equipo de jugadores sub 12,
nuestros campeones pudieron disfrutar jugando y ganando los dos partidos a Murcia XV y
Squalos de San Javier.


Se puede decir que los “peques”, con una voluntad infinita, disfrutaron y sonrieron de lo lindo
en el torneo de rugby playa de San Javier. Se puede decir que nuestros CAMPEONES
disfrutaron y sonrieron con su EQUIPO y con sus AMIGOS. Se puede decir, y decimos, que en
Úbeda hay una GRAN FAMILIA RUGBIERS.

Hemos venido a… DISFRUTAR con una… SONRISA, 1, 2, 3… ÚBEDA, 1, 2, 3 ÚBEDA 1, 2, 3

ATLANTES

Crónica Torneo del Mar Menor 2017 ‘“Los Atlantes del fin del mundo” (Sub-16)

Sin titulo 1

(O de cómo nuestros sub-16 vencieron al calor y sus golpes en las asfixiantes playas del Mar Menor).

Se avecinaba un fin de semana intenso.
Y lo fue.
9 jóvenes titanes se cobijaban bajo las chapas de la parada de taxis frente a la estación de
autobuses de Úbeda a las calurosas cuatro de la tarde de un 4 de agosto esperando el autocar
que los llevaría después de atravesar más de 300 kilómetros a su destino: las playas del Mar
Menor.
No serían las playas de la Normandía de 1944, aunque por momentos lo parecieran al día
siguiente, pero todos y cada uno de ellos iba armado hasta los dientes como aquellos hombres
dirigidos por Eisenhower. Y es que, junto a su uniforme oficial de “cazador de gamusinos”,
nuestros colosos iban provistos de tanta fuerza, ganas y orgullo por sus colores que todo hacía
presagiar que nada los detendría… (Juraría que escuché algún “¡Berlín por Navidad!”).


Después de cinco horas de viaje, el bofetón al abrir la puerta del autocar fue mayúsculo. Sí,
habíamos llegado a la sauna del Mar Menor. Pero ese calor sofocante que nos acogió en San
Javier no hizo mella en las ganas de nuestros sub-16. Habían salido de casa para disfrutar y lo
harían.
Y claro que lo hicieron.


Una completa noche de viernes llena de diversión compartida por todas las categorías del club
juntas dio paso al “Día D”, el día de la verdad.
Madrugón, desayuno y caminata hacia las playas. Todo listo. TODOS listos.
Les esperaban dos partidos duros, contra rivales fuertes y capaces que pondrían a prueba la
resolución de los jóvenes Atlantes. Ese era el premio a todo un año de entrenamientos, y no lo
dejarían escapar. Demostrarían el Rugby que se practica en La Loma.
Y lo demostraron.


Primer partido contra XV Rugby Murcia. Tocaba empezar fuerte. El “Tourmalet” a primera
hora.
Un equipo con bastante experiencia y homogéneo, con chavales físicamente poderosos (esos
chicos eran duros como piedras) que plantearon un partido de gran exigencia basando su
juego en el contacto para hacer valer su superioridad física.
Pero la fuerza de los murcianos no hizo desvanecer el espirito combativo de los nuestros, que
uno tras otro se lanzaron al combate sabedores de que no podían fallar al escudo que tenían
delante.
Y no lo hicieron.

A cada carga poderosa de los gigantes murcianos respondían los nuestros con el hombro, sin
importar lo grandes que fueran. Niñas de escasos 40 kilos llevando al suelo a esos “bigardos”
que las doblaban en tamaño… precioso.
Y no solo eso, pues cuando los nuestros tuvieron la ovalada demostraron como se juega al
Rugby de verdad. Crearon juego y disfrutaron.
Ese partido se perdió sí, pero nuestros Atlantes demostraron que nada achanta su espíritu
combativo cuando llevan la roja y blanca y que la rudeza hay que combatirla con elegancia y
belleza. Mover la ovalada contra el “pase y corná”…
Termina el partido. Buenas sensaciones. Risas y abrazos pese a la derrota… sabían que habían
demostrado quienes eran.
Pero nuestros jóvenes leones habían viajado al fin del mundo… Esta euforia pronto fue
golpeada por Helios y su asfixiante ataque. Y es que en uno de los días más calurosos del
verano, hasta los lugareños sufrían con tal bochorno. Murcianos acostumbrados a vivir en esa
sauna que las pasaron canutas… Y claro, algunos de nuestros titanes, después del extenuante
esfuerzo que habían realizado, sufrieron la visita del “tío del mazo” y tuvieron que hacer frente
a golpes de calor que no pasaron a mayores.
Pero esto no hizo más que animar el espíritu combativo del equipo, que se decidió a afrontar
las dificultades con gallardía (y mucha agua), listos para demostrar en el siguiente partido que
los Atlantes no se achantan.
Y lo demostraron.


Segundo partido contra Squalos. Viejos conocidos del año pasado que ya demostraron
practicar un Rugby de calidad. Y los ingleses en el otro campo contra el equipo Senior
masculino, miradas divididas...
Y nuestros Atlantes jugaron un PARTIDAZO con mayúsculas. Un encuentro vistoso en el que
ambos equipos propusieron algo más que chocar y chocar sin sentido. Una victoria contra los
locales que supo a gloria, pues demostró que nuestros jóvenes Atlantes son capaces de
enfrentarse a las adversidades y superarlas con garantías.
Y luego… pues una tarde disfrutando junto al resto de categorías de la playa y del Rugby,
gozando con el juego del equipo femenino, que dejó el honor del Úbeda Atlantes bien alto al
llegar a la final.
Risas y diversión en el tercer tiempo y un merecido domingo de descanso en la piscina
completarían este intenso fin de semana de Rugby en el que nuestros jóvenes Atlantes
demostraron como el futuro más próximo de nuestro club se avecina próspero.
Y es que… “De pequeño me decían que no hubo ni habría nada más grande y poderoso que los
Titanes, aquella raza legendaria de la edad de oro… pero era mentira. No hay nada más grande
que estos niños y niñas”.

I Torneo Aspar contra el cáncer infantil Ciudad de Linares (Categoría sub14)

Este fin de semana, los más pequeños del Úbeda Atlantes han disputado su primer torneo. El torneo era en la ciudad de Linares por una buena causa, la lucha contra el cáncer infantil. Los pequeños Atlantes han afrontado el torneo como cualquiera en su primer día, mostrando nervios, dudas, ganas, ilusión, esfuerzo, entrega…

El equipo se enfrentó a dos conjuntos de Jaén y a los Iberos de Linares. Se vio que aún tienen un largo camino por recorrer, pues se les notó la falta de experiencia en un campo de grandes dimensiones y la falta de competición, y aunque el marcador no recompensase su esfuerzo, no se rindieron. Lucharon desde el primer minuto hasta el último del partido de la misma forma. Demostraron que el rugby es mucho más que dos simples números en un marcador. Fueron a aprender y divertirse, y consiguieron con creces cumplir sus objetivos.

En el campo se vio a un grupo de amigos que el rugby ha creado y que disfrutan jugando. Les faltó experiencia, colocación y conocer todas las jugadas que se pueden producir en un partido, pero demostraron que no tienen miedo al contacto, demostraron que no tienen miedo a realizar un placaje (aunque si fortuna en algunas ocasiones) fueron a placar a todos y cada uno de sus rivales. No tendrían la pelota para atacar, pero defendieron como leones.

En el campo se vio a un grupo de chicos de entre 8 y 12 años contra equipos de 13 y 14, la diferencia de edad se notaba, parecía un David contra Goliat y por suerte para este Goliat, David aún no sabe usar la honda, pero se puede asegurar por lo que se demostró en el campo que aprenderá a usarla y ese día el resultado del partido no será el mismo.

¡Estamos muy orgullosos de nuestros peques!